Utilizada en campos como la medicina, la educación o el marketing, la gamificación puede ser la mejor estrategia para lograr la transformación digital de las medianas y grandes empresas y evitar así ser superados por sus competidores. Un proceso que, en ocasiones, se encuentra con importantes trabas en el camino -los propios empleados ven rechazo ante cualquier cambio y lo perciben como una amenaza a sus puestos de trabajo-, pero que tiene fácil solución si se sabe escoger y aplicar la mejor metodología para ello.

¿Por qué y cómo emplear técnicas de gamificación para dar el salto digital? Porque al ser humano le gusta jugar ya que, a través del juego, se emociona, siente, experimenta, se divierte, disfruta y porque el juego no entiende de edad, religión o clases sociales, de ahí que se derriben muchas barreras que otras prácticas son incapaces de hacer frente.

Gamificación y transformación digital: los retos que están por venir

Lo difícil -o no tanto si se cuenta con la ayuda adecuada como la de empresas como Wonnova  es saber detectar los retos particulares a los que cada empresa tiene que superar para avanzar hacia esta ansiada y necesaria transformación digital. Por ejemplo, con la gamificación se favorece la colaboración de los empleados, haciéndoles partícipes de los distintos procesos de selección -pueden proponer a sus candidatos para algún puesto que haya libre – animándoles a que aporten sus sugerencias para un mejor desarrollo del día a día y creando nuevas conexiones o sinergias entre distintos departamentos.

También se pueden diseñar plataformas en las que cada uno pueda acceder a información valiosa para la institución y para su desarrollo personal dentro de la misma, como cuántas ventas ha registrado su compañero en el último mes y cuál ha sido el proceso llevado a cabo para conseguir tal logro. De esta manera, se fomenta un ambiente competitivo sano en el que todos van a querer alcanzar dicha meta para lograr su recompensa, su beneficio o su premio a su trabajo bien hecho. Otra consecuencia positiva es que permitirá crear entornos de trabajos más saludables, felices y con trabajadores que se sientan valorados, reconocidos y, sobre todo, parte importante de la compañía.

Desde el punto de vista de los directivos de recursos humanos, éstos también encontrarán múltiples ventajas en la aplicación de técnicas de gamificación en el proceso de transformación digital. A través del análisis de los datos de dichos programas se detectará, retendrá y evitará la rotación costosa del talento. Y es que según un estudio de Gallup, el 71 % de los trabajadores de Estados Unidos confiesa sentirse desmotivado y poco comprometido con su trabajo, lo que para una empresa puede traducirse en unas pérdidas fuertes en sus ingresos, ya que esta circunstancia repercute seriamente en la prestación de servicios de la compañía y en la atención al cliente.

Por último, otro de los beneficios de aplicar técnicas de gamificación en aquellas compañías que emprenden el camino hacia una transformación digital es que posibilita el aprendizaje de los errores de una manera lúdica y constructiva, tanto a nivel individual como colectivo, y supone una poderosa herramienta para seguir creciendo y mejorando como empresa.

Por tanto, el proceso de transformación digital requiere una serie de pasos a seguir y de recursos a utilizar que, afortunadamente, gracias a técnicas como la gamificación se pueden llevar a cabo de manera eficiente y gratificante. Esta metodología puede ser tu gran aliada para iniciar, acelerar y promover este proceso tan importante que toda empresa debe considerar si quiere ser y mantenerse competitiva en la nueva era de la economía digital.

Si quieres saber más sobre cómo la gamificación puede ayudar a tu compañía, envíanos un email a hola@sarubu.com, estaremos encantados de atenderte.